Ver lo bueno de lo malo y una taza de chocolate

Con la novedad de que llevamos varios días con el auto descompuesto, que para mi realmente ha sido un inconveniente pues tengo que levantarme mucho mas temprano para tomar un autobús que me lleve a tiempo a mi trabajo. Durante la semana he renegado innumerables veces del mecánico, del coche, de la ciudad y de todo; suspirando hasta el infinito en poder vivir en una de esas ciudades en donde puedes ir de bici a todos lados tal como lo hace el personaje principal de mi actual serie favorita: Father Brown; sueño guajiro en esta, mi ciudad y más con una niña pequeña. Para los amigos fuera de America Latina debo informarles que por estos lares resulta no menos que una travesía digna de Indiana Jones, un viaje en transporte público

Este fin de semana me sentía aún más molesta debido a que nos debíamos contentar con pasear cerca de la casa, sin poder ir a muchos pendientes que teníamos en lugares que están demasiado lejos para ir caminando y demasiado tiempo para ir en autobús, que, donde vivo, para llevar a una nena pequeña no son la mejor opción, ya que si de por si una va arriesgando la vida por la forma de manejar de los chóferes, no tiene ningún sentido cargar a una pequeñita para arriesgarla también. En fin , que dado que no podíamos salir mucho pues decidimos quedarnos en casa para ver películas y jugar con nuestra nena y nuestra hermosa cachorrita basset hound Brioche y ahi, de pronto se hizó la luz, me di cuenta que en realidad toda la energía que estaba ocupando bien la podría utilizar para hacerme cargo de algunas tareas que he dejado pendientes en casa, así que de la molestia de tener el coche descompuesto pase a la alegría de tener una oportunidad de pasar tiempo entre nosotros como familia.

¿Suena demasiado burgués y trillado? tal vez, pero me sirvió para reflexionar lo fácil que es ver todo de color negro y saber encontrar lo mejor entre lo malo que sucede. Desde perder el autobús cuando ya hay que llegar al trabajo hasta la perdida de algo o de alguien. Somos, sin duda, nuestra actitud.

Mañana. parece que estará ya listo nuestro auto, pero he aprendido a tomarme las cosas con un poco más de calma y optimismo.

¡Ah! y si les dan ganas de una tarde de películas en casa así como la nuestra les dejo una mini-receta de chocolate con especias para el frio: Pones un litro de leche, una tableta de chocolate. Una vez deshecha la tableta pones una cucharadita de azúcar, una rama de canela y dos clavos de olor. Sale riquísimo, seguro que te piden más.

chocolatecaliente

T

¿Y realmente necesitas todo lo que tienes?

Un día morirás. Así comienza una de mis blogueras favoritas Valentina Thörner la presentación de su libro: un día morirás y aunque ese día no sea hoy, querrás que tu vida tenga algún sentido. No es nada descabellado que todos tengamos una vocecita interior que nos impulse a trascender, a ir más allá aunque muchas veces no tengamos la más remota idea de más alla de que.A mi parecer la respuesta podría estar, precisamente, en atrevernos a buscar en lo más profundo de nuestro ser quienes somos verdaderamente.
Woooow, suena muy metafórico, pero tiene que ver con adoptar un nuevo estilo de vida, radicalmente opuesto al que hasta ahora se nos ha impuesto, se trata de ser más y tener menos, de vivir más y consumir menos, de acumular experiencias y no cosas, algunos le llaman a esta corriente minimalismo, otros vida slow, otros mindfullnes o estar presente pero todos los que nos estamos volcando en este nuevo estilo de vida estamos de acuerdo en que no sólo se trata de dejar las cosas materiales que ya no te sirven; sino más bien y de forma más profunda, ir descubriendo que la felicidad no esta en el auto nuevo o en tener una casa que parezca castillo sino en aquellas experiencias con nuestros seres amados que atesoramos en nuestro corazón hasta el fin de nuestros días, siiii, aunque se escuche como lo más cursi del mundo.
Hace poco, no recuerdo en que blog, relacionado a este tema alguien hablaba de cambiar el auto por caminar, cuando es posible, o por una bicicleta ( por cierto que me entere que un ejecutivo emprendedor y exitoso radicado en el DF cambio su coche por una bici y me emocione mucho, no se porque) a esto otra persona contesto con cierto aire de ofendido que eso estaba mal, porque el “avanzar” en la vida consistía en comprarse un coche y se iba escalando más en la vida cuando se iba logrando que cada miembro de la familia tuviera su propio auto. Me quede pensando “Wow, es cierto nos han inculcado que el éxito y progreso de una persona se mide en función del tamaño de su coche o de su casa pero no hemos pensado que aquellos coches que queremos lucir como si fueran títulos nobiliarios se mueven con un recurso que ya no da para más : el petroleo”. A lo que quiero llegar es que, de repente, pareciera que estuviéramos obsesionados, en tener más y más y más , como si se pudiera crecer hasta el infinito, olvidándonos de que vivimos en un planeta con recursos cada vez más limitados y nuestro periodo de vida aquí en la tierra es más limitado aún y ni el rey más poderoso ha podido detener a la muerte, no, no se trata de conformarnos en la miseria pero si de preguntarnos ¿Y realmente necesito todo esto?

¿Realmente necesitas trabajar tantas horas?

¿Realmente necesitas un auto tan grande cuando tu familia es pequeña?

¿Realmente necesitas toda esa comida en tu refri?

¿Realmente necesitas tener todas esas cosas que ves en el centro comercial?

Puede que la respuesta inmediata y casi frenetica sea un rotundo SI, y muchos se pondran a dar miles de explicaciones de porque lo necesita, pero si escarbamos un poco más podríamos darnos cuenta que la mayoría de esos argumentos tienen que ver con aparentar estar por arriba de otros, algo que puede que sea parte de nuestra naturaleza humana, pero definitivamente no de la mejor parte de ella. Puedes decir que necesitas trabajar más horas para que tus hijos puedan ir a una escuela cara y tener una casa muy grande para que ellos cuando sean mayores igual tengan que trabajar muchas horas para tener el mismo estilo de vida y asi sucesivamente, puedes decir que necesitas todos esos zapatos y esa ropa que viste en el centro comercial porque eres alguien con estilo y necesitas estar bien presentable para un circulo social que siempre te llevará un paso adelante ( a tu parecer) y en el que siempre deberás estar pendiente de no quedarte atrás, si, puedes decir todo eso pero en el fondo, sabes que no tienen sentido alguno para darle sentido a tu existencia, así que tal vez la pregunta sea 

¿Y cuantas de estas cosas te gustará recordar si hicieras el recuento de tu vida?descarga

 

 

4 Cosas contradictorias que aceptamos como dogma de fe.

Si, estoy convencida que si algo distingue a nuestra sociedad es el la enorme contradicción de valores en la cuál vivimos, estamos en la sociedad donde se supone que todo esta permitido, sin embargo en el día día es bien común encontrar a un homosexual defendiendo sus derechos pero voltear y decirle a un indigena que es un pinche naco. Creo que muy pocas veces nos detenemos a pensar en las contradicciones que nos rodean y que hemos dado por aceptables y hasta deseables, es decir yo puedo estar muy en defensa de los animales pero me parece natural pensar que los homosexuales son una bola de jotos. En fin, aquí algunas contradicciones en las que me parece que vale la pena reflexionar:
1.- Eres ambientalista y te encanta el shopping. Uuuuy es que que tiernos los osos polares, hay que protegerlos porque se les esta acabando el hielito en el que viven pero eso si, si me siento estresada no veo ningun problema en comprarme varios pares de zapatos en los que se utilizan varios litros de agua para fabricarlo y compro ropa de tiendas que utilizan trabajo esclavo pero como ya di hasta para el greenpeace pues ….
2.-Creo en la paz del mundo pero no dudo en ponerle apodos a mis hijos, compañeros de trabajo, pareja, etc. Digo que poca tienen esos del crimen organizado con sus narcofosas y eso pero si viene ese compañero de trabajo que es más callado que el resto, no dudo en darle un zape para que despierte y llamarlo nerd, no se engañen amigos la violencia es violencia sea chiquita o grandota.
3.- Quiero que mi hijo aprenda a leer a los 3 años pero no lo creo capaz de tomar ninguna responsabilidad por ahi de los 25, 30 o 40. No se porque pero ahora se ha puesto muy de moda que los padres pongan a aprender a leer a sus chiquitines desde que aprenden a hablar o en el baby ballet o en cualquier curso en el que ellos sientan que sus pequeñines se estan adelantando al resto de la humanidad y que , por alguna razón esto les garantizará mejores oportunidades y una vida más… no se que, sin embargo son esos mismos padres que dicen que ese mismo chiquitin no tiene la capacidad de permanecer sentado en una comida familiar porque solo es un niño y no se le puede pedir nada. La verdad ahi no se donde me perdi yo, porque a ver… si se le puede exigir que haga una pagina web, declame en honor de Euripides y sea un pequeño chef a los cuatro años pero no se le puede exigir que cumpla con normas básicas de convivencia en sociedad¿Que onda?.
4.- Crees en la igualdad del genero humano pero te dan asco los nacos, gays, viejos o cualquier otro grupo minoritario. Es algo de lo que habia puesto arriba. Si, soy bien buena ondaa y no entiendo porque no todos entienden que somos uno, conciencia, etc, uuufff pero esa que esta parada ahi en la parada del bus nada que ver conmigo ¿eeeeh? ya sea porque yo tengo un doctorado o llevo mi bolsa michael kors o mi reloj tag heuer o cualquier otro distintivo con el que yo pueda graantizar que baby, para nada somos iguales.

Pues si amigos en esta onda del vivir es mucho más dificil hacer que decir. Tenía una amiga que siempre decía, de decir pues puedo decir cualquier cosa, hasta que tengo un departamento en Madrid, digo porque de lengua siempre es más fácil comerse un taco, ufff pero volvernos congruentes creo que ahi esta el meollo de todo. No se crean yo tambien me cacho en muchas incongruencias pero bueno, creo que un principio es empezar a vivirlas con los ojos abiertos para poder superarlas y no como si no existieran ¿O que creen ustedes?
pet_show_pet_food_cat_2

El supermercado y mi camino al minimalismo

El día de ayer acompañe a mi mamá al supermercado a comprar cosas para la despensa, pasamos por la sección de revistas y me pregunto que si iba a comprar alguna, yo solo tome la revista del consumidor dejándola totalmente  sorprendida. La sorpresa de mi mamá era muy justificada pues hace algún tiempo llegaba a comprar hasta 10 o 12 revistas cada mes, ya que tenía la sensación de que si no lo hacia estaba out y estaría fuera de lugar en las conversaciones de actualidad, también hace algun tiempo no muy lejano, llegue a excederme en mis gastos hasta dos veces mi sueldo buscando los últimos productos de belleza, la bolsa de mano con la marca de moda o zapatos caros. Y ayer de repente me di cuenta de que por fin después de muchos resbalones había comenzado a vencer esa ansiedad que me hacia pensar que necesitaba siempre algún estimulo del exterior para estar bien.

No crean que mi propósito de volverme más zen en  mis hábitos de consumo provino de una iluminación, no, vino de sentirme cansada de tener tantas deudas y de que a pesar de tener tantas cosas que había deseado pareciera que nunca estuviera satisfecha. Se que parece un cliché pero en aquel momento comencé a preguntarme si quería pasar  mi vida, así, siempre corriendo detrás de la gran zanahoria, es decir detrás de la última bolsa de la marca de moda ( si primero era coach ahora era michael kors o lo que fuera), del maquillaje y el coche apropiado o si iba por fina a permitirme disfrutar de todo lo que hay a mi alrededor y que es gratis: los abrazos, los amigos, la luz del día, la risa de mi hija. Así que opte por lo segundo pero aun así me venian grandes crisis en las que he creido necesitar desesperadamente esa bolsa que equivale a toda mi quincena o un coche del año sin embargo ahora que estoy decidida a una nueva vida en el que el sentido de esta sea lo que yo viva y no las cosas que tengo he decidido formularme algunas preguntas antes de comprar algo :

¿Verdaderamente lo necesito o es sólo porque la publicidad o la presión social me hace pensar que debo comprarlo?

¿Me es de verdad útil y va con mi estilo de vida?

¿Estoy renunciando a sueños más importantes por pagarlo?

¿Estaré mejor si lo tengo o sólo compro para que me envidien?

No se ustedes que piensen del minimalismo, pero yo empiezo a pensar que es un excelente camino al bienestar, en mi país, México muchas veces es mal visto ser frugal, porque todos a tu alrededor te tachan de “muertodehambre” es decir cómo una persona que no tienes ni un peso para disfrutar de la vida, creo que en ese punto estamos equivocados. Yo antes pensaba que disfrutar de la vida era tener muchas cosas ahora pienso que es gozar de todo lo que me rodea.

¿Tu que piensas?

Ositos de papel para imprimir y armar 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anoche me dijeron que si compraba un coche compacto iba a tener una red social para mi sola

Había dejado un buen tiempo de escribir en este espacio porqué he estado pensando en que nuevo rumbo debe tener el escribir aquí y después de largas cavilaciones ( y algunos episodios de candy crush lo confieso) he encontrado que desde un principio la idea es compartir mi camino hacia una vida más sencilla, placentera y llena de satisfacciones. En la universidad me forme en psicología  y después de muchos años de trabajar con gente y sus problemas me parece que hay uno que resulta medular en nuestra sociedad y es que nos sobra información pero nos falta reflexión. Sabemos al instante que hubo un terremoto en Indonesia, sin embargo no tenemos idea porque tenemos un closet lleno de ropa que no usamos o como es que hemos acabado con una deuda tan grande o en un trabajo que detestamos. Empezando por  mi misma, no tanto por mi trabajo que si me gusta pero de repente, me encontré pasados los 35 y con un montón de deudas y preguntándome si realmente mi vida estaba tomando el rumbo que queria. A estas alturas de mi vida he tenido la fortuna de viajar mucho: Europa, Estados Unidos, muchos lugares, he conocido mucha gente, algunos de ellos muy importantes, he estudiado mucho: una maestría y dos especialidades y sin embargo, me daba cuenta que ninguna de todas estas cosas podría dar un sentido real y profundo a mi vida, por más que presuntamente fueran pasos deseables en la vida del mexicano medio. Así que se me ocurrió hacer un ejercicio que en alguna de mis andanzas de psicóloga escuche: recordar la época de mi vida en la que me había sentido más feliz y descubrí que esa era mi niñez y lo que a continuación cabía preguntar era que que me hacia tan feliz y no era la ropa cara ni viajar miles de kilómetros, claro si lo había era agradable pero nunca era la parte medular de esa felicidad. La parte medular se encontraba en unos tamales preparados por mi abuelita, en mi camita recién hecha, en una tarde de risas con mis amigas, en fin en cosas que en ese momento parecian comunes y corrientes y que sin embargo fueron llenando mi vida de significado y digna de ser vivida.

Así que decidí que desde ese momento iba a trabajar para ser feliz, para disfrutar, digo si uno trabaja para un coche o una casa ¿Por que no para ser feliz?se que a mucha gente esta aseveración le puede dar mucha risa, ya que a la mayoría nos han hecho creer que por la felicidad y el bienestar no se trabaja sino que más bien cae del cielo cuando uno tiene suerte como un boleto premiado de la lotería y que si no nos caé sólo nos queda vivir amargados por lo perra que es la vida. Repito, he trabajado con mucha gente, gente que ha pasado situaciones muy feas en la vida: violaciones, desastres naturales, secuestros, etc. y después de escucharlos me he dado cuenta que es feliz quien así lo decide, digo como que las estrellas no son las que se conjuntan sino la voluntad y el espíritu de la persona quien decide vivir sus circunstancias de otra forma. Ya lo decía Viktor Frankl, quien por cierto es uno de mis autores favoritos: sí tienes un porque para vivir puedes soportar casi cualquier como.

A partir de todo esto he pensado compartir en esta nube de luz reflexiones sobre momentos y cosas cotidianas que tal vez ya muchos hayan hecho antes pero que quiero poner sobre esta mesa para dar fe de mi camino hacia lo sencillo, lo simple, lo más humano de la vida, de la cual ya muchos han dicho que hay sólo una, también a reflexionar un poco sobre los cliches sobre la felicidad y el éxito que puede que muchos de nosotros hemos escuchado como que tan importante es tener un coche , una gran casa o muchos anillos en los dedos para poder sentirse pleno (anoche me dijeron en la tele que si compraba un coche compacto iba a ser como mi propia red social e iba a tener un monton de amigos) si tu piensas que hay otro camino al que nos dictan los anuncios o las fotos de las revistas entonces te invito a seguir aquí, a compartir comentarios y sugerencias sobre como saborear más nuestro paso por este mundo

Imagen

Cremas faciales caras y autoestima

Hubo un tiempo que en la ciudad donde vivo había un sólo lugar donde se podían comprar cremas faciales más caras o diferentes a la nivea que la mayoría usábamos. Yo era una niña cuando acompañaba a mi mamá a probar y seleccionar entre lo que en aquel entonces, era un pequeño stock de productos. Conforme paso el tiempo abrió un enorme centro comercial con un Liverpool y un Sanborns adentro lo que aumentaba en gran medida el stock de productos de belleza que se ofrecían, al mismo tiempo comenzaron a llegar más y más marcas de lujo al país lo que aumento a la oferta. Actualmente en el DF ya esta la tienda Sephora que es lo no va más de selección de productos de belleza.

Sin embargo los dermatologos voltean a ver cada vez más a lo más austero y natural, diversos estudios han encontrado que si de verdad nos preocupáramos de la salud de nuestra piel nos preocuparíamos de su limpieza y humectación solamente dejando de lado ingredientes exóticos. Habrá quien diga que no hay como una crema de 3000 pesos para mantenerse bella, la verdad yo ya no estoy tan convencida: mi mamá pasa de los 55 y tiene un cutis envidiable ¿Su secreto? no, no fueron las cremas que compraba en aquella pequeña tienda y ahora ella misma lo dice, su secreto es utilizar agua y jabón común para lavarla mañana y noche. Además se menciona que cuando compramos un producto de lujo pagamos el nombre, la publicidad que lo rodea y el hecho de que sólo venderá unos cuantos por el nicho de mercado que maneja, cuando compramos un producto más popular podemos estar comprando más efectividad. Es decir que una crema nivea puede resultar más efectiva que un tratamiento de 5000 pesos o que debemos de dejar de pensar que una crema nos hará bellas por siempre sólo por el precio.

¡Ah! y otra cosa se supone que entre más productos caros busques comprar cómo bolsas, cremas o zapatos algo esta sucediendo tu autoestima. A más cremas Dior y bolsas Louis Vouitton puede que tengas más necesidad de hablar con un terapeuta. En mi caso estuve mucho tiempo usando gran parte de mi sueldo en tratamientos caros que supuestamente me quitarían el brillo en la zona T, compre varios tratamientos caros : Clarins, Clinique, Biotherm, Estee Lauder que no me hicieron gran diferencia e incluso algunas hicieron que se me secara excesivamente la piel, hasta que me harte. Un día me rebele y decidí que quería usar todo ese dinero en cosas más satisfactorias; con ese dinero  me compre una bicicleta y ahora ya no me preocupe por los  últimos tratamientos, uso la crema S de pond´s , me lavo la cara con agua y jabón neutro y es el tratamiento  que mejor me ha resultado. ¿Tu que piensas? ¿Realmente necesitamos tanto para cuidarnos?

PTabril46

La razón de mi blog

Tengo cinco años de casada con un hombre a quien puedo llamar el amor de mi vida, nos casamos a una edad más madura, de lo que generalmente la gente en mi país se casa, tal vez por esa razón ya teníamos muy bien planteados nuestros objetivos como pareja, aún así el camino no siempre fue fácil, tuvo y aún tiene muchos obstáculos y retos que superar, los cuales se han visto aumentados con la llegada de nuestra pequeña bebe Luz hace un año cuatro meses.

Cuando me case no tenía muy claro de que se trataba, eso sí observaba a mi alrededor como las personas que iban entrando dentro de la situación del matrimonio parecían seguir una serie de “objetivos” socialmente aceptados: comprarse una cafetera de expresso, tener bebes con nombres a la moda, comprar una “mamioneta” es decir una camioneta suv donde la orgullosa mamá pudiera pasar a sus retoños y ver los domingos fútbol o asistir al club. Me preguntaba si eso era todo y un día decidí que no. Y sucedió después de una época de pasar por serios problemas financieros que decidí que no todo tendría que estar basado en la imagen que damos al exterior, si aunque suene a comercial de profeco, sino en lo que nos dábamos uno al otro en nuestro interior.

Para iniciar este nuevo enfoque decidí que necesitaba aprendizajes previos, entonces comencé a recordar las cosas que hacían que de niña llamará a mi casa, hogar y que hicieron de mi niñez una etapa feliz, eran cosas sencillas que, sin embargo para mi lo eran todo y que representaban la felicidad: el cuidado que ponía mi abuelita al preparar nuestra comida, el amor que ponía mi mamá en hacer un sueter y la forma en que mi papá nos contaba anécdotas o cuentos. Decidí que eso fue tan bueno para mi que también podría hacer de nuestra casa un hogar, de manera más profunda que lo que podría hacer el tener una camioneta suv.

He encontrado tantas cosas nuevas y estimulantes en este camino de simplificar nuestro hogar para hacerlo más acogedor que decidí compartirlo en este blog, y he decidido que a partir de ahora lo hare más personal, compartiendo de mi día a día de la manera en que estoy simplificando mis finanzas, mis objetivos y en general nuestra vida como familia, con una visión más slow de todo, es decir de buscar más las satisfacciones duraderas que la gratificación instantanea. En este nuevo enfoque entran las comidas hechas en casa dejando a un lado las comidas congeladas, platicar entre nosotros para hacer lazos profundos en lugar de agendarnos mil actividades, tener un coche usado para no ahogarnos en deudas y dejar atras la voraginé consumista para vivir una vida libre de deudas en la que realmente podemos decidir en que podemos gastar nuestro dinero.

Sí ya me seguias te doy la bienvenida de nuevo y te invito a que hagamos de este espacio un foro abierto en el que compartamos ideas , no se aun muy bien como acabar mis posts pero te deseo ¡¡Feliz y lentamente disfrutable día!