Vida slow y una salsa para carne diferente

salsa dijon

Puntas de lomo a la dijon

Hace poco estaba recordando que desde mi adolescencia comencé a encontrarme con personas que solían acusarme de “lenta”, nunca en el sentido de que me faltara inteligencia pero si en el sentido de que siempre parezco no tener prisa, ni acostumbro correr por los pasillos para dar la sensación de dinamismo, aun  así termino mis tareas a tiempo y con eficiencia. Cuando hace poco me entere que había todo un movimiento para bajarle la velocidad a todo, pensé que yo era activista desde hace años, pues nunca he encontrado sentido a apresurar las cosas.

De hecho, con el paso del tiempo, caigo más en la cuenta que hay que saborearlo todo mientras se pueda.Estar conscientes y disfrutar lo que hay, sin lamentarse por el pasado y sin esperar con ansia el futuro. Creo que perdemos muchas tardes deliciosas y muchas mañanas fantásticas, acelerando hasta el paroxismo mientras tratamos de demostrar  que el famoso héroe Flash nos queda muy corto(Flash es ese que vestido de rojo podía alcanzar velocidades inauditas) y que podemos hacer 5000 cosas en un sólo día.

Justamente esto pensaba cuando mi esposo decidió que a mitad de semana íbamos a tener una comida romántica con vino y todo.¿Como fue? Bien sencillo, tenía unas puntas de lomo de cerdo que había comprado en el super y al preguntarnos como podíamos variar la típica salsa picante que tanto usamos en México podíamos probar otra y así nos decidimos por una salsa dijon, que si la quieren hacer va más o menos así:

– Comprar una cebolla, mostaza dijon,una lata de leche condensada, una cucharada de mantequilla, aceite de oliva, una cucharadita de harina y vino blanco.

– Se corta la cebolla muy fina y se sofríe con el aceite de oliva, la mantequilla  y la harina hasta que queda doradita, se agrega la leche, media taza de vino blanco,la cucharada de harina y se sazona. ¡Listo!

Y como la salsa lleva vino y nos quedo gran parte de la botella, decidimos que era una buena ocasión para tener un evento especial, así a mitad de semana y sin planearlo. ¿El resultado? muchas risas, una conversación muy relajante y al terminar un montón de energía para seguir con la rutina de la semana.

Así que, creo que no necesitas tener muchísimo dinero o muchísimo tiempo para volverte slow, sólo un poco de ganas de estar presente, de estar ahí donde estas y disfrutar. Y ahora ¿Sigues teniendo prisa?

Ver lo bueno de lo malo y una taza de chocolate

Con la novedad de que llevamos varios días con el auto descompuesto, que para mi realmente ha sido un inconveniente pues tengo que levantarme mucho mas temprano para tomar un autobús que me lleve a tiempo a mi trabajo. Durante la semana he renegado innumerables veces del mecánico, del coche, de la ciudad y de todo; suspirando hasta el infinito en poder vivir en una de esas ciudades en donde puedes ir de bici a todos lados tal como lo hace el personaje principal de mi actual serie favorita: Father Brown; sueño guajiro en esta, mi ciudad y más con una niña pequeña. Para los amigos fuera de America Latina debo informarles que por estos lares resulta no menos que una travesía digna de Indiana Jones, un viaje en transporte público

Este fin de semana me sentía aún más molesta debido a que nos debíamos contentar con pasear cerca de la casa, sin poder ir a muchos pendientes que teníamos en lugares que están demasiado lejos para ir caminando y demasiado tiempo para ir en autobús, que, donde vivo, para llevar a una nena pequeña no son la mejor opción, ya que si de por si una va arriesgando la vida por la forma de manejar de los chóferes, no tiene ningún sentido cargar a una pequeñita para arriesgarla también. En fin , que dado que no podíamos salir mucho pues decidimos quedarnos en casa para ver películas y jugar con nuestra nena y nuestra hermosa cachorrita basset hound Brioche y ahi, de pronto se hizó la luz, me di cuenta que en realidad toda la energía que estaba ocupando bien la podría utilizar para hacerme cargo de algunas tareas que he dejado pendientes en casa, así que de la molestia de tener el coche descompuesto pase a la alegría de tener una oportunidad de pasar tiempo entre nosotros como familia.

¿Suena demasiado burgués y trillado? tal vez, pero me sirvió para reflexionar lo fácil que es ver todo de color negro y saber encontrar lo mejor entre lo malo que sucede. Desde perder el autobús cuando ya hay que llegar al trabajo hasta la perdida de algo o de alguien. Somos, sin duda, nuestra actitud.

Mañana. parece que estará ya listo nuestro auto, pero he aprendido a tomarme las cosas con un poco más de calma y optimismo.

¡Ah! y si les dan ganas de una tarde de películas en casa así como la nuestra les dejo una mini-receta de chocolate con especias para el frio: Pones un litro de leche, una tableta de chocolate. Una vez deshecha la tableta pones una cucharadita de azúcar, una rama de canela y dos clavos de olor. Sale riquísimo, seguro que te piden más.

chocolatecaliente

T

Dulce piloncillo

Hace poco que escribí sobre las visitas al pueblo de mi abuela, no pude evitar recordar el olor de los puerquitos de piloncillo que tanto le gustaban.  Recuerdo que cuando íbamos de visita casi nunca había azúcar en la casa pues se usaba para todo el piloncillo que se iba desmoronando a golpe de martillazos, lo mismo para ponerse en el delicioso café de olla que se preparaba a toda hora o en un pastel de elote cuando era época de cosecha que es por estas fechas. Cuando pongo mi mesa de muertos y recuerdo a mi abuelita aún pongo, sin falta, sus puerquitos de piloncillo, sin embargo, tal vez este año me anime a preparselos yo misma. El piloncillo es un producto de la caña de azúcar , desde hace mucho tiempo su fabricación se ha llevado a cabo alternativamente de la producción de azúcar. Es un producto común de gran parte de Latinoamerica y también es conocido como panela o panocha.

000

 

 

 

 

¿A ti que olores de cocina te recuerdan tu infancia?

Si quieres probar tu también aquí hay algunas recetas para experimentar:

1.- Puerquitos de piloncillo  http://comidamexicana.about.com/od/TortillasYPanes/r/Puerquitos-De-Piloncillo.htm

puercos

 

2.- Café de olla con piloncillo http://comidamexicana.about.com/od/Bebidas/r/Cafe-De-Olla.htm

cafe

3.- Pollo con piloncillo http://allrecipes.com.mx/receta/2799/muslos-de-pollo-en-miel-de-piloncillo.aspx

large

 

El pastel azteca es otra historia

El cocinar es un arte que requiere mesura, paciencia , buen gusto, y muchas ganas de que los comensales disfruten los platillos que preparamos; por lo menos para mi no hay nada que me inspire más que imaginarme la cara de satisfacción de la gente que va a comer lo que cocino, imagino que es cómo hacerles un regalo. La verdad es que no soy una cocinera muy sofisticada, pero en este rollo de la ingenieria domestica pienso que es bueno conocer recetas baratas, lucidoras y que también sean rápidas de hacer, en esta ocasión les voy a decir cómo preparar el pastel azteca.

El origen del pastel azteca se pierde en la noche de los tiempos, pero algunas fuentes dicen que es de origen méxica, ya sabemos que nuestros antepasados basaban su dieta en el maíz , así que para hacerlo más sabroso preparaban en una xoctli (olla)  un guajolote entero acompañado de tortilla y rebanadas de verduras de la región en los inicios de este platillo, en la actualidad se come de muchas formas y tiene muchas variantes. Aqui la que yo hago:

INGREDIENTES:

– 3 chiles jalapeños verdes

– 3 tomates verdes

– 1/4 de cebolla

-1 manojo de cilantro

– Pechuga de pollo cocida y deshebrada

– Crema

– Queso oaxaca en tiritas.

MANERA DE HACERSE

– Licuar los chiles, los tomates, la cebolla y el cilantro en la licuadora. Vertirlo en una olla con un poco de aceite, sazonarlo con sal y dejar que hierva.

– Pasar por aceite unas 15 tortillas, también se puede hacer sin aceite pero las tortillas deben ser recien hechas.

– En un molde refractario poner una capa de tortillas, luego una de pollo, crema , queso y salsa, de nuevo una de tortillas y asi sucesivamente hasta acabar bañandolo con salsa, queso y crema.

– Se tapa con papel aluminio y se mete al horno por 20  minutos a 300°C

y queda asi

¡¡¡¡Feliz cocina!!!

IMG_0084