Ver lo bueno de lo malo y una taza de chocolate

Con la novedad de que llevamos varios días con el auto descompuesto, que para mi realmente ha sido un inconveniente pues tengo que levantarme mucho mas temprano para tomar un autobús que me lleve a tiempo a mi trabajo. Durante la semana he renegado innumerables veces del mecánico, del coche, de la ciudad y de todo; suspirando hasta el infinito en poder vivir en una de esas ciudades en donde puedes ir de bici a todos lados tal como lo hace el personaje principal de mi actual serie favorita: Father Brown; sueño guajiro en esta, mi ciudad y más con una niña pequeña. Para los amigos fuera de America Latina debo informarles que por estos lares resulta no menos que una travesía digna de Indiana Jones, un viaje en transporte público

Este fin de semana me sentía aún más molesta debido a que nos debíamos contentar con pasear cerca de la casa, sin poder ir a muchos pendientes que teníamos en lugares que están demasiado lejos para ir caminando y demasiado tiempo para ir en autobús, que, donde vivo, para llevar a una nena pequeña no son la mejor opción, ya que si de por si una va arriesgando la vida por la forma de manejar de los chóferes, no tiene ningún sentido cargar a una pequeñita para arriesgarla también. En fin , que dado que no podíamos salir mucho pues decidimos quedarnos en casa para ver películas y jugar con nuestra nena y nuestra hermosa cachorrita basset hound Brioche y ahi, de pronto se hizó la luz, me di cuenta que en realidad toda la energía que estaba ocupando bien la podría utilizar para hacerme cargo de algunas tareas que he dejado pendientes en casa, así que de la molestia de tener el coche descompuesto pase a la alegría de tener una oportunidad de pasar tiempo entre nosotros como familia.

¿Suena demasiado burgués y trillado? tal vez, pero me sirvió para reflexionar lo fácil que es ver todo de color negro y saber encontrar lo mejor entre lo malo que sucede. Desde perder el autobús cuando ya hay que llegar al trabajo hasta la perdida de algo o de alguien. Somos, sin duda, nuestra actitud.

Mañana. parece que estará ya listo nuestro auto, pero he aprendido a tomarme las cosas con un poco más de calma y optimismo.

¡Ah! y si les dan ganas de una tarde de películas en casa así como la nuestra les dejo una mini-receta de chocolate con especias para el frio: Pones un litro de leche, una tableta de chocolate. Una vez deshecha la tableta pones una cucharadita de azúcar, una rama de canela y dos clavos de olor. Sale riquísimo, seguro que te piden más.

chocolatecaliente

T

Matemos a las victimas

El otro día estaba leyendo en uno de mis blogs favoritos  un articulo que hablaba de matar al pobre que hay dentro de cada uno de nosotros, que sería algo así como esa vocecita que te dice que no es posible que tengas ahorros y prosperes. Al terminar de leer se me ocurrió que también podemos ya matar a esa victima que llevamos dentro; esa vocecita que nos dice que somos culpables  de todos los males que hay a nuestro alrededor y que por lo tanto no nos merecemos una relación estable, tranquilidad, amistad, respeto, felicidad, en resumen una buena vida.

Aunado a esto en este blog encontré una iniciativa bien interesante para cambiar nuestra actitud ante la vida: 21 días sin quejas y también sin hablar mal de los demás. Yo hace tiempo que intento aquello de no hablar mal de nadie, desde que un maestro de psicología humanista un día me dijo que la cantidad de veces que hablas mal de alguien es inversamente proporcional a tu capacidad de crecimiento, ya que la energía que empleas en poner bajo la lupa la vida de otros es una que deberíamos ocupar en examinar la nuestra para ser mejores personas ¿Difícil? tal vez pero no imposible. Ya se, muchos de ustedes pueden decirme que es imposible cuando la gente se comporta de tal o cual manera, yo creo que más alla del comportamiento de los demás, que no podemos controlar ni cambiar si podemos operar un cambio en cómo vemos las cosas cada una de nosotros.

¿Que tal si hoy te unes a  mi y a muchos más? si, desde temprano en la mañana antes de quejarte del trafico elige el silencio, cuando veas que tus compañeros de trabajo critican al jefe por una vez permanece en silencio. Cuando quieras lanzar amargas quejas acerca del presidente y del país que te tocaron respira profundo y recuerda un momento dulce de tu vida. No, no se equivoquen, no se trata de cerrar los ojos a la realidad sino de mirarla con actitud zen sin amarguras, que al final a los únicos que nos afectan son a nosotros mismos.

Imagina, por un momento, que las quejas son como un huno negro muy grande que contamina el mundo, si tu y yo contribuimos a quejarnos menos la vida en este mundo sería más agradable. Imaginate que todos fueran amables en el volante, que en el trabajo o en la escuela encontrarás verdaderos compañeros y no una jauría de fieras, imagina que tus vecinos fueran tus amigos ¿No sería una vida mucho más placentera? pues bien todo eso no se puede lograr esperando a que alguien más haga algo, eso sólo podremos lograrlos tomando acción para solucionar nuestros conflictos y dejando de quejarnos ¿Te apuntas?

images

Keeping up with the jones

Keeping up with the jones es un termino gringo que tiene que ver con comparar nuestro pasto con el pasto del vecino. Es aquella ansiedad de que , aquellos que consideramos de nuestra misma clase social vean que estamos a su altura aunque esto lleve consigo sacrificios personales inverosímiles. En nuestra sociedad como en muchas otras somos muy dados a guardar las apariencias con tal de que no parezcamos muertos de hambre, sin embargo, la apariencia no siempre trae la felicidad, de hecho muy rara vez lleva consigo algún tipo de satisfacción real, ya que siempre existe la angustia de que cuando creíamos haberle ganado al vecino entonces el nos adelanta una nariz, con un auto más nuevo, una cirugía estética nueva o un hijo en Europa ¿Se te hace conocida esta sensación? Aquí te dejo algunos puntos para reflexionar si te encuentras atrapado en esta espiral de competencia.

Ponlo en perspectiva. ¿Cuantas veces piensas con satisfacción en aquella cosa tan cara que adquirió tu papá o tu abuelo?, ahora que han pasado 50 años tal vez ¿Recuerdas la marca de crema o lápiz labial que usaba tu abuela? , de la misma manera, esa crema facial de moda que estas adquiriendo a pagos con la tarjeta de crédito porque cuesta la mitad de tu sueldo no significara nada en 10 años ni siquiera en seis meses, esa mochila tan cara que compraste para tu hijo en este regreso a clases, nadie la recordará al cabo de dos años. Detente un poco antes de dejarte ganar por la ansiedad de pertenecer al grupo ¿Lo que vas a hacer realmente tiene algún significado para ti? si crees que al cabo del tiempo tendrá una feliz trascendencia en tu vida hazlo, si no déjalo pasar.

-Relájate. Conecta con lo esencial, medita, acude a un curso de espiritualidad, no permitas que tu vida y la de tus seres queridos se convierta en una loca y eterna carrera por lograr tener , por llegar a pertenecer, por demostrar lo cool que eres. A quien vale la pena demostrarle algo es a ti mismo y a los que amas y lo que debes demostrar es amor y pasión por lo que haces.

Valórate. Si crees que tus amigos o conocidos te verán mal si no usas determinada marca de ropa, si no acudes a determinados lugares o si no llevas a tus hijos a determinadas escuelas RRiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiinnnnnnnnnnnnnnnnnngggggggg ¡¡Despierta!! esos NO son tus amigos. La gente que valora realmente quien eres ni siquiera notara lo que anteriormente mencione y se dedicará solamente a disfrutar de tu compañía.

Recuerda que la vida es corta. Demasiado corta para vivirla corriendo tras cosas que realmente no te llenan, no te hacen feliz y si te llevan a gastar mucho dinero y a angustiarte cómo loco cada vez que llegan las cuentas. Hay una frase en internet que dice que nos la pasamos trabajando para adquirir cosas para impresionar a gente que ni siquiera le interesa ¡Es cierto! creemos que si adquirimos tal o cuál cosa seremos mejores, más bellos y sobre todo más amados, no te dejes engañar todo esto se obtiene con lo que es gratis: siendo amable, honesto y positivo.

Comence este blog hablando sobre la importancia de nuestro pequeño reino que es nuestra casa, ahora me doy cuenta de que la felicidad también puede partir de ahí, de que abramos los ojos y veamos que es lo esencial en nuestra vida y podamos dirigirnos a un lugar más feliz y con mucho menos deudas.

consumismo-exagerado