Días para recordar.

Mañana en México se festeja una fecha muy especial: el día de muertos o de los fieles difuntos, para mí mi favorita. Hoy me pongo a reflexionar sobre mi predilección por este día y he llegado a la conclusión de que además de su colorido, me lleva a recuerdos de unidad familiar en mi niñez. Recuerdo yendo de la mano de mi papá a comprar con mucha ilusión las calaveritas de azúcar que llevarían los nombres de nuestros seres queridos ya difuntos, a mi abuelita preparando todos los platillos favoritos de los que ya habían partido, para que nadie se quedara sin “comer” y sobre todo recuerdo las risas y la alegría al colocar entre todos el altar de muertos, que aunque era una mesa pequeñita, para mi era la mejor del mundo.
¿A que voy con esto? bueno, además de que las fechas traen nostalgia me he puesto a pensar que en este camino hacia una vida plena, minimalista y centrada en las experiencias de pronto veo lo importante que es crear recuerdos con rituales en familia. En mi caso, toda mi familia se involucraba para este ritual que era el día de muertos y siempre fue motivo de convivencia. Hoy vemos las fechas especiales sobre todo como motivo para consumir cosas y tal vez, debamos regresar a aquella sensación de hacer cosas juntos en familia para conocernos, convivir y transmitir aquellas historias que cada uno de nosotros atesoramos en nuestro corazón.
Así que en estas fechas te invito a retomar tradiciones ya olvidadas, no tanto por romanticismo sino con la conciencia de que todas las familias necesitamos fechas para estar juntos, para conectarnos, para sonreír, ya que son estas cosas las que precisamente nos distinguen como seres humanos. No importa la celebración que más te guste solo que lo hagas con verdadero sentido, incluso puede ser una celebración personal, cómo el día que adoptaste a tu hijo o el comienzo del otoño ¡Hazlo especial! y ¡Felices fiestas!
paraguardar0562