Con tus hijos ¿Determinas o borregueas?

borrego

El Dr Benjamin Spock era, hace algunos ayeres, una referencia de educación infantil  para millones de padres, en su mayoría norteamericanos . Básicamente establecía que se debería dar mayor permisividad a los niños liberándolos de reglas y de hecho, se le considera el causante de las ideas de anarquía que millones de jóvenes ,criados bajo su ideología ,adoptaron en los 60. Todo parecía perfecto hasta que, con el paso del tiempo y viendo los resultados de la clase de trato que el postulaba muchas personas llegaron a reclamarle de sus “horribles libros”.

¿Quien tenía la razón? hasta ahora no lo sabemos, pero en esta historia podemos constatar un fenómeno muy común en el mundo de los que somos padres: el impulso de seguir a la masa con la sensación de que así estaremos garantizando que hacemos lo correcto o cómo decimos en México: la borregada (para amigos de otros países simplemente tengan en mente como se conforma un rebaño de estos animalitos y entenderán la expresión).

¿Que todas las mamás tienen ya una SUV aunque sólo tengan un diminuto bebe? pues hay que comprarla aunque comprometamos el sueldo y paradojicamente el bienestar familiar por varios años ¿Que a todos los niños se les esta enseñando a leer en cuanto empiezan a hablar? pues hay que hacerlo sin saber muy bien para que. Que si se pone de moda tal vacuna, tal juego o tal vitamina, es que el nene lo tiene que tener, si no van a decir que no tengo para darle lo que merece. Y ahí sin saber muy bien cómo caemos en el juego de seguir a la mayoría, lo cuál esta muy bien si es lo que realmente queremos pero ¿Alguna vez nos lo hemos preguntado? Digo ¿Sabes que quieres para tus hijos o simplemente sigues a la masa?

El problema de hacer lo que todo mundo hace es que pueden dar resultados que nunca quisimos. Pa´pronto es como si en lugar de que tu eduques a tu hijo le confieres ese privilegio a unos cuantos miles de desconocidos para que lleven la batuta.

Antes de que caigamos en fuertes dudas existenciales, aquí te dejo algunas ideas para plantearte la formación de tus hijos:

1.- Imagina a tus hijos de adultos, piensa en ellos como personas a las que te gustaría tratar, que digo tratar, personas que te gustaría tener siempre en tu vida ¿Que características tienen? ¿Tienen buenos modales? ¿Son audaces, confiables,con sensibilidad artística? Platicalo con tu pareja y escribanlo en un papel.

2.- Piensa en un plan para que logres que tus hijos tengan esas características , ten en cuenta que no se van a dar solitas; hasta las plantas necesitan agua. Por ejemplo si quieres que sean responsables de sus actos, no lo consecuentes si acaba de insultar a la maestra.

3.- Acéptalo tal como es. Ni más ni menos. Si tu lo aceptas con sus errores, sabrá que no pasa nada si fracasa y lo intenta de nuevo, es decir lo que hacen los verdaderos campeones. Por ejemplo, evita decirle que es la niña más inteligente del salón, si tu sabes que en historia no da una, tampoco es insultarla pero si hacerle saber que hay áreas en las que puede mejorar.

4.- Relajate; y aqui viene la parte slow: reconoce que nunca podrás ser el padre perfecto pero sí el mejor padre que puedas ser, aprende a disfrutar de su compañia, piensa que en pocos años ya no estarán pues habrán buscado otros horizontes. Simplifica tu vida, no te llenes ni los llenes de compromisos, no tienes que ser super sólo tienes que estar con ellos de corazón

Como puedes ver es bien simple bajarle a la presión de estar al mismo nivel de los demás en cuanto a los logros de tus hijos. Recuerda que, a fin de cuentas, las consecuencias de cómo los eduques las sufrirás o disfrutarás tu y nadie más. Comenten que les parece y ¡Feliz slow!

¿Cuantas son demasiadas actividades extra para nuestro hijo?

Este es un mundo caótico, no hay duda alguna de ello. Aquellos que tenemos hijos, sabemos que tratamos por todos los medios de disminuir este caos para ellos, generalmente, haciendo todo lo contrario que hicieron nuestros padres con nosotros, que si fueron muy estrictos nos volvemos “barcos” (light) que si no nos compraban nada, anda a comprar toda la jugueteria para Junior, que si trabajaban demasiado, nos volvemos un stay-at-home mom o dad, y últimamente nos ha dado por estimular a nuestros peques a todo lo que da, nos sentimos en un mundo lleno de información y de retos y, de repente, a nosotros también padres, al fin vulnerables y frágiles, nos da por agarrar todas las opciones como si nos encontráramos en drugstore gringa. Así sin darnos cuenta y bien suavecito nos convertimos de repente en un papá o mamá helicóptero y a nuestro hijo en el mil usos de la era moderna.
Si, ya sabes a que me refiero nos convertimos en uno más de ese ejercito, con una camioneta que se pasa la tarde yendo a dejar a nuestros vástagos primero a clase de natación porque nos dijeron que es muy bueno para la salud y no se vaya a hacer enfermizo, luego a tae-kwon-do que se sepa defender con eso de que hay tanto ratero, también de ingles, chino mandarín y árabe según ande la bolsa para ver con que país nos conviene relacionarnos, y digo ya que estamos en eso nos recomendaron también el piano y la guitarra para hacerlo sensible y como todos sus amiguitos están en robotica, ni modo que el no. Así se nos pasa la tarde y nos encontramos por fin encasa, todos exhaustos, confundidos y con una vaga idea de que eso se transformará algún día en un futuro brillante.
No, no me malinterpretes no es que no este de acuerdo en que tengamos nuevos horizontes, pero para todo hay un justo medio. La verdad es que pienso que hemos confundido calidad con cantidad, hemos llegado al punto de comparar a nuestros hijos con albumes de estampas y parece competencia para tenerlas todas ¿Te identificas con esta idea?. Aquí algunos consejos ara evitar caer en la locura y agregar calidad y amoooor a la relación con tus niños:

1.- Respira profundo, maaaas profundo y reflexiona ¿De verdad tu nena de 5 años necesita aprender a leer en ingles antes que entre a la primaria?Es cierto que en los primeros años de vida se aprende más pero esto no aplica cuando sobresaturamos. Recuerda: ingles, deportes, etc tendrá aun algunos años más para aprender muy bien si lo ayudas a aplicarse, 5, 4,6 años sólo los tendrá una vez. Escoge sólo una actividad y animal@ en ella, involucrate con el o con ella, sólo así será significativa.

2.- Dense un día o aunque sea una hora de no hacer nada. Dicen por ahí que cuando el diablo no logra que hagas las cosas mal entonces haces que no tengas tiempo para nada. En la sociedad actual sobrevaloramos el estar ocupados. Los griegos los sabían: tener un tiempo para reflexionar, hablar de todo con nuestros seres queridos es vital: tontea con tus hijos, vayan al parque, lloren de risa jugando pictionary, hagan pompas de jabón, salgan a la azotea a mirar el cielo, jueguen a la comidita.

3.- Ármate de paciencia, se que quieres hacer de tu hijo la mejor persona del mundo pero eso no ocurrirá en un día o dos ni siquiera en un año por lo tanto ten paciencia si no hace las cosas tan bien a la primera.

4.- Se como quieres que sean tus hijos, ¡Te choca que mientan? habla siempre con la verdad ¿Se te hace que son muy cochinos? que te vean lustrando tus zapatos y planchando tu ropa ¿Te choca que te contesten? entonces no los alientes a ser groseros con sus maestras u otras figuras de autoridad en su pequeño mundo.

5.- Abrázalos y bésalos mucho, mucho, mucho . Nunca podremos imaginar todo lo que eso aporta en su vida como adultos, más que mil clases con los mejores profesores.

En resumén alejate de la moda de los niños todologos y enfocate en llenar su vida de buenos ejemplos, ideas bellas y mucho amor, yo si creo que el resultado será mucho, mucho mejooor. Ya ves, ser minimalista y ser papá también se puede.SetWidth740-nino-con-lentes