¿Que vas a regalar esta navidad?

Cuando era niña, la navidad era una fecha para reunirse con la familia, no había ventas especiales ni nada por el estilo, a mi generación le empezó a tocar aquella novedad de que santa Claus también traía juguetes y a algunos nos tocaba regalo después de la cena de navidad. Generalmente, solo se nos permitía pedir un sólo juguete, bajo el argumento de que había que repartir entre muchos niños en todo el mundo.
No soy en absoluto partidaria de decir que todo tiempo pasado fue mejor, pero de lo que va de octubre para aca, he contado mínimo 6 ventas nocturnas en tiendas departamentales que no ofrecen gran descuento pero si que podamos pagar las compras a meses sin intereses, con lo que pareciera que- a diferencia de tiempos pasados -las fiestas decembrinas se han convertido más en una especie de competencia de quien puede comprar más, en vez de un tiempo de reflexión y descanso. Ya no hay tiempo para lucirse con la cena o para cantar villancicos, pues hay que hacer largas colas para comprar el gadget de moda; los amigos y las risas de las tradicionales posadas se ven rebasados por una noche en un bar o una sala con una pantalla nueva.
Los niños ya no se conforman con un sólo juguete, ahora procuramos que nuestros vástagos tengan todo “porque para eso trabajo” no importa que esos juguetes sólo sirvan para establecer la superioridad económica de los padres y que no sean realmente divertidos para ellos ( sinceramente ¿Piensan que un coche eléctrico guiado por el propio papá sea lo más divertido del mundo?, digo, el niño podría ir dormido ahí dentro y sería lo mismo)
¿A que voy? A que es muy bueno tener cosas bellas y tener oportunidad de vivir bien pero que no debemos dejar que eso sustituya la oportunidad de reflexionar y de encontrarnos con nuestros seres queridos que nos dan estas fechas, tampoco debemos dejar que la publicidad y nuestra propia hambre de reconocimiento le roben la infancia a nuestros niños, por eso ¿Que vas a regalar esta navidad?¿Que te vas a regalar esta navidad? Te sugiero y aunque suene cursí que regales un millón de abrazos y una tonelada de “te amo” a los que están más cerca de tu corazón, una carretada de sonrisas a los desconocidos o a los vecinos y a los niños, en lugar de ese juguete tan costoso que planeas comprarle regalale tu tiempo y juega con ellos , a que tu eres el avión y el , el pasajero, al gran safari, a los astronautas en una caja de cartón y a ti, más que unos zapatos caros que crees que te mereces, regalate tranquilidad financiera que te mereces más, regalate el rodearte de los que más quieres, regalate un paseo al aire libre o una taza de té mirando a la ventana. Y si te preguntan que quien querría regalos así, puedes responder que son sólo privilegio de aquellos que saben disfrutar de verdad de estas fechas.
Regalos-de-Navidad

Haz de tu guardarropa un lugar más verde

Recientemente leí en la red acerca de una iniciativa muy interesante en la que se promueve vivir sólo con 33 prendas de vestir, esto forma parte de un gran movimiento mundial de frugalidad y un estilo de vida más enfocado a las experiencias que al consumos, puedes leer más acerca de esto en http://theproject333.com/capsule/. Inspirada en esto, decidí escribir estas reglas para hacer de nuestro guardarropa un lugar más verde , ecológica mente hablando:

1.- Compra prendas clásicas y que realmente pienses que puedes usar. Los diseñadores más renombrados cada vez apuestan más por el slow fashion, es decir por no cambiar de guardarropa en cada cambio de estación sino en tener prendas intemporales que nos sirvan durante mucho tiempo, al comprarlas ten en cuenta la calidad, el precio en relación con el número de veces que lo puedes usar y la cantidad de prendas con que lo puedes combinar. Puedes encontrar una lista de prendas esenciales en http://abcdmujer.com/los-basicos-de-un-guardarropa/. Por supuesto, evita las compras por impulso o sólo porque estas aburrido, convéncete las prendas que mejor se ven son las que son cuidadosamente escogidas.

2.- Recicla. Pon a volar tu imaginación: convierte tus viejos jeans en shorts, aquella camiseta vieja en almohada y la que no tiene mangas le puedes tejer unas mangas a crochet que ahora esta tan de moda, Tunea tus prendas para expresar tu personalidad, aunque no lo creas por lo menos te dejará un sentimiento de satisfacción.

3.- Pon de moda lo vintage. Tanto si eres hombre cómo si eres mujer asalta el closet de alguna persona de una generación anterior (padres, tíos, abuelos) seguro puedes encontrar una camisa, accesorio o cualquier prenda que te harán ver único. Deja eso de seguir comprando la marca que todos usan y elabora un estilo totalmente nuevo. De cualquier modo ahora esta permitido casi todo, date permiso de ser diferente.

4.- Haz una fiesta de intercambio. Separa toda la ropa que ya no te pongas e invita a tus amigos, primos o familiares a que traigan la que ya no se ponen pero que esta en buen estado, prepara un café o unos ricos cócteles según sea tu humor y diviértete con ellos probándote todo lo que te guste. Ya veras que saldrás con tesoros inimaginables, lo mismo vale si tienes hijos con los hijos de tus amigos. Es cierto que durante mucho tiempo ha sido un tabú usar ropa usada por otros pero la verdad es que es una forma de reciclar cosas en buen estado y renovar tu guardarropa sin gastar apenas nada.

5.- Compra responsablemente. En serio, a ti te puede parecer que no pasa nada con las imitaciones que compras de Louis Vouitton o de Tous, pero muchas personas de Asia son explotadas para que lleguen hasta ti, lo mismo pasa con muchas de las  prendas del grupo inditex (zara, stradivarius, etc) solo hace falta que investigues un poco y optes por aquellas prendas que certifican que se fabrican en condiciones justas o bien aquellas que se producen cerca de ti. Por ejemplo cerca de donde yo vivo hay un pueblito que se especializa en prendas de lana que estoy segura se han producido en condiciones justas. No solo se trata que seas adorador de las marcas sino que favorezcas con tu compra un mundo más justo.