El supermercado y mi camino al minimalismo

El día de ayer acompañe a mi mamá al supermercado a comprar cosas para la despensa, pasamos por la sección de revistas y me pregunto que si iba a comprar alguna, yo solo tome la revista del consumidor dejándola totalmente  sorprendida. La sorpresa de mi mamá era muy justificada pues hace algún tiempo llegaba a comprar hasta 10 o 12 revistas cada mes, ya que tenía la sensación de que si no lo hacia estaba out y estaría fuera de lugar en las conversaciones de actualidad, también hace algun tiempo no muy lejano, llegue a excederme en mis gastos hasta dos veces mi sueldo buscando los últimos productos de belleza, la bolsa de mano con la marca de moda o zapatos caros. Y ayer de repente me di cuenta de que por fin después de muchos resbalones había comenzado a vencer esa ansiedad que me hacia pensar que necesitaba siempre algún estimulo del exterior para estar bien.

No crean que mi propósito de volverme más zen en  mis hábitos de consumo provino de una iluminación, no, vino de sentirme cansada de tener tantas deudas y de que a pesar de tener tantas cosas que había deseado pareciera que nunca estuviera satisfecha. Se que parece un cliché pero en aquel momento comencé a preguntarme si quería pasar  mi vida, así, siempre corriendo detrás de la gran zanahoria, es decir detrás de la última bolsa de la marca de moda ( si primero era coach ahora era michael kors o lo que fuera), del maquillaje y el coche apropiado o si iba por fina a permitirme disfrutar de todo lo que hay a mi alrededor y que es gratis: los abrazos, los amigos, la luz del día, la risa de mi hija. Así que opte por lo segundo pero aun así me venian grandes crisis en las que he creido necesitar desesperadamente esa bolsa que equivale a toda mi quincena o un coche del año sin embargo ahora que estoy decidida a una nueva vida en el que el sentido de esta sea lo que yo viva y no las cosas que tengo he decidido formularme algunas preguntas antes de comprar algo :

¿Verdaderamente lo necesito o es sólo porque la publicidad o la presión social me hace pensar que debo comprarlo?

¿Me es de verdad útil y va con mi estilo de vida?

¿Estoy renunciando a sueños más importantes por pagarlo?

¿Estaré mejor si lo tengo o sólo compro para que me envidien?

No se ustedes que piensen del minimalismo, pero yo empiezo a pensar que es un excelente camino al bienestar, en mi país, México muchas veces es mal visto ser frugal, porque todos a tu alrededor te tachan de “muertodehambre” es decir cómo una persona que no tienes ni un peso para disfrutar de la vida, creo que en ese punto estamos equivocados. Yo antes pensaba que disfrutar de la vida era tener muchas cosas ahora pienso que es gozar de todo lo que me rodea.

¿Tu que piensas?

Ositos de papel para imprimir y armar 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “El supermercado y mi camino al minimalismo

  1. Es refrescante escuchar de vez en cuando un voz que guía hacia el “menos es mas” en lugar de todo el ruido que nos llena las orejas de miles de opciones que al final me han dejado sin opcion de disfrutar lo que de verdad es valioso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s