Anoche me dijeron que si compraba un coche compacto iba a tener una red social para mi sola

Había dejado un buen tiempo de escribir en este espacio porqué he estado pensando en que nuevo rumbo debe tener el escribir aquí y después de largas cavilaciones ( y algunos episodios de candy crush lo confieso) he encontrado que desde un principio la idea es compartir mi camino hacia una vida más sencilla, placentera y llena de satisfacciones. En la universidad me forme en psicología  y después de muchos años de trabajar con gente y sus problemas me parece que hay uno que resulta medular en nuestra sociedad y es que nos sobra información pero nos falta reflexión. Sabemos al instante que hubo un terremoto en Indonesia, sin embargo no tenemos idea porque tenemos un closet lleno de ropa que no usamos o como es que hemos acabado con una deuda tan grande o en un trabajo que detestamos. Empezando por  mi misma, no tanto por mi trabajo que si me gusta pero de repente, me encontré pasados los 35 y con un montón de deudas y preguntándome si realmente mi vida estaba tomando el rumbo que queria. A estas alturas de mi vida he tenido la fortuna de viajar mucho: Europa, Estados Unidos, muchos lugares, he conocido mucha gente, algunos de ellos muy importantes, he estudiado mucho: una maestría y dos especialidades y sin embargo, me daba cuenta que ninguna de todas estas cosas podría dar un sentido real y profundo a mi vida, por más que presuntamente fueran pasos deseables en la vida del mexicano medio. Así que se me ocurrió hacer un ejercicio que en alguna de mis andanzas de psicóloga escuche: recordar la época de mi vida en la que me había sentido más feliz y descubrí que esa era mi niñez y lo que a continuación cabía preguntar era que que me hacia tan feliz y no era la ropa cara ni viajar miles de kilómetros, claro si lo había era agradable pero nunca era la parte medular de esa felicidad. La parte medular se encontraba en unos tamales preparados por mi abuelita, en mi camita recién hecha, en una tarde de risas con mis amigas, en fin en cosas que en ese momento parecian comunes y corrientes y que sin embargo fueron llenando mi vida de significado y digna de ser vivida.

Así que decidí que desde ese momento iba a trabajar para ser feliz, para disfrutar, digo si uno trabaja para un coche o una casa ¿Por que no para ser feliz?se que a mucha gente esta aseveración le puede dar mucha risa, ya que a la mayoría nos han hecho creer que por la felicidad y el bienestar no se trabaja sino que más bien cae del cielo cuando uno tiene suerte como un boleto premiado de la lotería y que si no nos caé sólo nos queda vivir amargados por lo perra que es la vida. Repito, he trabajado con mucha gente, gente que ha pasado situaciones muy feas en la vida: violaciones, desastres naturales, secuestros, etc. y después de escucharlos me he dado cuenta que es feliz quien así lo decide, digo como que las estrellas no son las que se conjuntan sino la voluntad y el espíritu de la persona quien decide vivir sus circunstancias de otra forma. Ya lo decía Viktor Frankl, quien por cierto es uno de mis autores favoritos: sí tienes un porque para vivir puedes soportar casi cualquier como.

A partir de todo esto he pensado compartir en esta nube de luz reflexiones sobre momentos y cosas cotidianas que tal vez ya muchos hayan hecho antes pero que quiero poner sobre esta mesa para dar fe de mi camino hacia lo sencillo, lo simple, lo más humano de la vida, de la cual ya muchos han dicho que hay sólo una, también a reflexionar un poco sobre los cliches sobre la felicidad y el éxito que puede que muchos de nosotros hemos escuchado como que tan importante es tener un coche , una gran casa o muchos anillos en los dedos para poder sentirse pleno (anoche me dijeron en la tele que si compraba un coche compacto iba a ser como mi propia red social e iba a tener un monton de amigos) si tu piensas que hay otro camino al que nos dictan los anuncios o las fotos de las revistas entonces te invito a seguir aquí, a compartir comentarios y sugerencias sobre como saborear más nuestro paso por este mundo

Imagen

Anuncios

2 comentarios en “Anoche me dijeron que si compraba un coche compacto iba a tener una red social para mi sola

  1. Hola. Ando en lo mismo que tú (por eso llegué a tu blog). Soy profesional, he tenido varias frustraciones porque no he podido hacer los postgrados que quisiera por distancia, etc., cuanto curso había me inscribía y debía hacer muchos viajes, incluso resulte en Brasil (vivo en Chile) haciendo una especialización en algo que ni trabajo. En su momento, lo hice pensando que iba a ser una fuente de dinero pero, para poder trabajar en ello debía mostrar “apariencias”. Este año decidí no estudiar más ya que eso no es lo que me llena y me hice la misma pregunta que tú “¿cuando me sentí mas feliz?” y descubrí que era cuando estaba sola, en la naturaleza, teniendo alguna aventura (me escapaba de la finca de mis abuelos a los 4 años para descubrir el mundo). Sé que deseo volver a esto, a la naturaleza, a una vida en la que no trabaje para pagar cuentas porque ultimamente eso es lo que hago, motivarme por leer, sentir mi cuerpo y explorar…pero, hasta cuando aguataré y no tomaré mi decisión. Me estoy frustrando pero me falta valentía….

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Marjorie agradezco mucho tu comentario, pienso que ya eres una persona muy valiente desde que te atreves a vivir no desde las apariencias sino desde el espíritu, puede que el camino parezca ser más difícil porque todos te dicen que es mejor seguir a la mayoría sin embargo creo que es el que puede dar más satisfacciones. un abrazo

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s