Mi vida en el campo

Cuando era niña pasaba mis vacaciones en el pueblo natal de mi abuelita.  Era, en aquel entonces, un pueblo muy pequeño,  de donde la casa de mi abue marcaba su límite y del cuál seguía un gran bosque de sauces llorones. No había televisión, ni radio, en lugar de baño sólo había letrinas. Bebíamos leche de las vacas recién ordeñadas de nuestro tío que vivía al lado. No había nada de lo que ahora podríamos considerar divertido y, sin embargo, recuerdo aquellas cómo las vacaciones más memorables de mi vida, aún más de la vez que mis papás me llevaron a Disneylandia.  Últimamente he reflexionado acerca de esto y creo que esta relacionado con todas las cosas que sentía que podía hacer allá, el tiempo en el pueblo era cómo una gran hoja en blanco, donde inventábamos cuentos y leyendas con mis primos, donde las tardes se antojaban interminables, siempre con el espacio suficiente para lo que todo lo que a nuestra imaginación se le ocurriera.

He escuchado que ahora ese pueblo casi ha sido tragado por una gran ciudad y me imagino que la que era la casa de mi abuelita ya no es la última de pueblo. Imagino que esta puede ser la historia de muchos, abuelas que vinieron de un pueblo pequeño a buscar oportunidades a la ciudad. Ahora, es interesante observar cómo en países desarrollados la tendencia se esta dando a la inversa: gente de grandes ciudades, que por elección busca asentarse enmedio de la nada para iniciar otra vida, una vida en la que no te tienes que estresar por estar en el último lugar de moda ni por tener el auto que tienen todos tus amigos, ni por ocupar horas y horas de tu vida en el traslado a tu trabajo . No, no estoy hablando de gente que se fue al campo a cuidar de animales y a sembrar, hablo de gente que además de hacer esto último tiene aportes significativos en su entorno.

Una de ellas es Penelope Trunk, bloguera y coach de profesionales, cambio el ritmo de Los Angeles por una tranquila vida en Winsconsin desde donde trabaja a distancia y escribe artículos de opinión que son seguidos por muchas personas http://blog.penelopetrunk.com/

ptrunk.original_4ou1fhg24kfjo5c0

 

Otra amiga del campo es Kristin Nichols, productora de lana, da seminarios sobre tejido y publica libros desde su granja, libros muy populares. Su trabajo es tan bueno que ha llamado la atención de varias publicaciones especializadas en manualidades.http://getting-stitched-on-the-farm.blogspot.mx/

author_photo_for_color_by_kristin

 

Lo que quiero decir es que ¿No será hora de cambiar los paradigmas de nuestros abuelos? ellos venían a las ciudades en busca de calidad de vida, que pareciera que es precisamente lo que falta ahora en ellas: viviendas hacinadas, horas en el auto para trasladarse de un lugar a otro, violencia, inseguridad. Es cierto que muchos dirían que en las ciudades podemos encontrar centros comerciales y muchos lugares para pasar el tiempo libre, paradojicamente encontramos que estos lugares muchas veces traen más stress a sus usuarios ¿ No te has encontrado con aquel pobre hombre en el centro comercial que esta dormitando en una banca dura esperando a su pareja que gastará hasta lo que no tienen para estar a la altura de sus amigos y quienes después pelearan cuál neanderthales cuando llegue la cuenta de la tarjeta de credito?¿ O quien no ha tenido que hacer fila horas para entrar al concierto de moda y cuando entras ya estas tan cansado que ya a la mitad ya quieres irte? tal vez ustedes no lo hayan vivido en su propia piel, pero a mi me lo confeso el primo de un amigo jejeje.No se, pero una aparte de mi envidia a esas dos personas de arriba, han logrado construir un medio de vida sólido y prospero, explotando sus habilidades y muy lejos de cualquier metrópolis. Mucho más de lo que se puede decir de muchos egresados de universidades famosas que están trabajando en una oficina sin ver nunca la luz del día.

Creo que sí alguien me lo preguntará en este momento, sí que elegiría vivir en el campo, donde por la noche sólo escuchará el sonido del viento, imagino que tendría tiempo de hacer pan y tortillas para mi familia y que vería diario la puesta del sol. También tejería un montón y tendría un montón de cerditos, cómo siempre mi papá añoro tener ya trabajando de medico en la ciudad ¿Tu que piensas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s